Blog

a tiro pasao…

a tiro pasao…

Posted on | Posted in sin categoria
Querido Rey Cano.(perdón quise decir Rey Mago)
 
Sobre la poética del abandono…
 
Esta mañana mi hijo de 11 años me dijo que quería ensañarme un tesoro que había encontrado abandonado en medio del campo.
Al llegar al lugar donde se supone que estaba este tesoro encontré un coche abandonado.
Mi hijo me miró con ojos ilusionados compartiendo conmigo la gran experiencia de poder jugar dentro de una ruina automovilística.
La reacción normal de un padre sería :
¡alejaos de aquí, esto es peligroso!,
pero recordé los años de mi infancia en los que encontrar un coche en medio del campo era motivo de fiesta así que permití que el “libre albedrío” jugara sus cartas. (entendiendo que no había ninguna posibilidad de que se hicieran daño).
El coche lo habían cubierto de telas como si de un regalo se tratase, estaban decorando su interior e imaginando un viaje “a ninguna parte”. Sin embargo, paradójicamente viajaban donde querían, tan sólo utilizaban la fuerza de su deseo. Verlos en ese estado de juego me recordó una frase del antropólogo Huizinga que decía que el “juego libre y espontaneo libra a las sociedades del fantasma de la neurosis”.
 
¡!!!Qué diferencia de juego tan abismal el que se produce dentro de un coche viejo y el que se produce delante de una pantallal!!!!
Desde 2008 vivimos en el pueblo de LA CAÑADA.
Al principio cuando llegamos sentimos que un pueblo pequeño era el lugar ideal para criar a nuestros hijos.
Un espacio en calma, una vida sencilla, cerca del mundo natural.
Y a así fue y así es.
Estamos felices de los años que han vivido nuestros vástagos entre bicicletas, cabañas y montaña.
Hoy, 5 de enero de 2020 cuando han pasado una docena de años de nuestra llegada a “LA CAÑÁ” nos damos cuenta que este paraíso puede ser un infierno si no se abren puertas al conocimiento de otras realidades.
 
Dime lo que siembras y te diré lo que recoges.
Hace 12 años, cuando nos instalamos, nuestros hijos mayores convocaban en la plaza a decenas de niños que jugaban horas y horas. Ahora esa cuadrilla ocupa su ocio entre botellas, pantallas y otras sustancias que prefiero no nombrar.(por decoro).
Uno mira por ejemplo la BIBLIOTECA que debería ser un lugar de expansión del conocimiento. Donde se podrían realizar sesiones de NARRACIÓN ORAL, conferencias ,exposiciones de ilustración y descubre que lo que podría ser un paraíso es en la actualidad una guardería con pantallas de PC.
Uno mira por ejemplo la programación cultural del teatro de Cañada de estos últimos 12 años y se cuentan con los dedos de una mano las propuestas que han tenido un valor artístico de alto nivel.
Cine, no hay, miento (3 días en verano)
Conferencias que nos hablen de cómo ser más felices (no hubo, ni de otras tampoco)
 
 
 
Uno se pregunta por qué se decide asfaltar las calles de todo el pueblo invirtiendo cientos de miles de euros y sin embargo:
-no hay ningún centro infantil y juvenil donde jugar al ping-pong, al billar, a juegos de cartas.
-Un lugar donde poder pasar el largo invierno rodeado de “juego y más juego”.
Durante años la única canasta de baloncesto que había en el pueblo la teníamos en plaza Oeste, y hubo que quitarla por quejas.
Lo que ha movilizado al ser humano para su progreso han sido las preguntas que se ha hecho a lo largo de la historia , alguien inventó la rueda porque le pesaba la leña.
Conviene hacerse preguntas para mejorar,
para salir del inmovilismo
para escapar del anclaje a viejas memorias del pasado que convierten a los grupos humanos en algo parecido al ganado que obedece a un pastor a cambio de pasto.
 
Sean pues las preguntas:
¿se podría en Cañada abrir los sábados por la tarde un espacio infantil-juvenil en el que se fomente actividades de ocio creativo?
¿es posible en Cañada realizar al menos una vez al mes la exhibición de una película que tenga contenido educativo-social y alguna obra de teatro con valores que proponga que otra forma de entender nuestra relación con el medio ambiente se puede dar?
¿Se podría dar un aire nuevo a la Biblioteca para que este espacio sea un lugar de conocimiento y de imaginación?
¿se podrían hacer un festival de artes escénicas y música en verano que atraiga a gente de toda la comarca a Cañada, identificando a este pueblo como un lugar creativo y artístico?.
Afortunadamente nuestros hijos superan las circunstancias y son capaces de jugar en un coche viejo, roto, abandonado. Este automóvil representa la poética del abandono. Aun en las condiciones más hostiles los niños sobreviven.
El gran milagro del pueblo de la Cañada: es su aire, un aire limpio que ojalá abra las mentes de los que aquí viven y la nuestra también para dejar de emitir juicios sobre la forma de vida de una gentes que dentro de 100 años serán calaveras.(y nosotros también, la parca no hace excepciones)
 
 
 
 
7
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, haz el siguiente cálculo: *